A los españoles nos gusta compartir nuestras emociones, especialmente en estas fechas y, sobre todo, teniendo en cuenta el contexto actual de pandemia. No es extraño que muchos se plateen jugar con sus seres queridos uno o varios décimos. ¿Pero cómo compartir o intercambiar estos números con sus familiares y amigos cuando no están cerca? ¿Se puede enviar lotería por correo? Y en caso de poder hacerlo, ¿es esta una buena idea?

Sobre compartir ilusión en sobres

El sorteo de Navidad del 22 de diciembre es una tradición a la que pocos españoles se resisten: un décimo en el trabajo, otro en el lugar que se visita en vacaciones, el número que siempre juega la familia, las participaciones que ofrecen en el colegio… Conseguir el número es fácil y aunque 20 euros no sea una cantidad irrisoria, la inversión en ilusión es realmente tentadora.

Lo normal es que, tanto si surge por voluntad propio o por petición de alguna persona, acabes compartiendo décimos. La emoción es más intensa cuando se comparte. En el caso, de compartir el décimo con alguien joven, seguramente confíes en Whatsapp (una foto del boleto con los datos del depositario, los participantes y la participación de cada uno, como aconseja la OCU). Pero cuando hablamos de nuestros mayores o los más nostálgicos, la cosa cambia. Ellos prefieren las soluciones analógicas como, por ejemplo, enviar los décimos por correo.

Los décimos no pesan, pero son valiosos

Aunque enviar lotería por correo parece un trámite sencillo, tan simple como meter los boletos en un sobre, la realidad es bien distinta. Las agencias de transporte no suelen contemplar el envío de lotería como un caso susceptible de indemnización. De hecho, es una de las mercancías que se incluye en el listado de artículos prohibidos a la hora de hacer envíos.

Es decir, los usuarios que se arriesguen por cuenta propia a enviar lotería por correo deberán tener claro que, aunque contraten un servicio de protección extra, no se hará cargo, previsiblemente, de la pérdida o daños que puedan sufrir este tipo de documento de valor económico.

Enviar lotería por correo

Razones por las que no enviar lotería por correo

Las agencias no trabajan este tipo de mercancías:

Las empresas de transporte encuentran bastantes inconvenientes en este tipo de mercancías. Su tamaño es pequeño, pero tiene un valor potencial muy alto. Si el décimo resulta premiado, el riesgo de pérdida es mayúsculo. Por otro lado, también es posible que se produzca un deterioro del boleto a causa de la lluvia o por la pérdida de líquido de un paquete colindante.

Los décimos no son una mercancía segura:

No se contempla la posibilidad de proteger el envío de los décimos por correo en caso de pérdida o daño. Tampoco incrementando el valor que se paga por el envío. Siempre que vayas a mandar lotería, tienes que tener en cuenta que lo harás bajo tu responsabilidad.

Incluso algunas administraciones de lotería eximen su responsabilidad en relación a aquellas incidencias que puedan producirse desde la fecha del envío hasta la recepción por el cliente. Deberás prestar mucha atención a la hora de comprar un décimo por internet para no llevarte una sorpresa. Asegúrate de recibir un comprobante electrónico de los décimos que adquieras.

Los décimos de lotería aparecen en la lista de mercancía prohibida:

Es importante tener en cuenta que, al aceptar los términos y condiciones de los envíos, confirmas que has leído el listado de artículo prohibidos entre los que figuran billetes, boletos de lotería y otros documentos de valor económico. Si te arriesgas a enviarlo y aparece en él, estarás vulnerando la normativa de envíos.

Si necesitas más información sobre las restricciones habituales de envío, en Sendiroo dispones de una lista de mercancías prohibidas. También te convendría informarte sobre qué ocurre en caso de mandar algo considerado inapropiado por las mensajerías.

Cómo compartir tu lotería de Navidad de forma segura

A la hora de compartir con seguridad un décimo, te aconsejamos seguir las recomendaciones que ofrece la Organización de Consumidores y Usuarios:

  • Alternativa analógica: Fotocopia el décimo y entrega una copia firmada a cada participante en la que aparezca el nombre y el DNI del depositario. Indica qué persona juega ese número. También la serie, la fracción, el sorteo y la cantidad que juega.
  • Alternativa digital: Envía una foto del décimo por email o Whatsapp. Los datos del depositario, los participantes y la participación de cada uno deberán aparecer en los mensajes. Si uno de los participantes impugna esta prueba, porque considere que se ha manipulado, habrá que demostrar que efectivamente es real.

Por lo general, al tratarse de personas de confianza, no debería haber motivos para desconfiar de ellas. Si toca el ‘Gordo’, lo más probable es que tus seres queridos compartan el premio sin problema. No obstante, siempre puedes acudir a la OCU para consultar más supuestos.

¡Mucha suerte en el sorteo!

Blog Sendiroo